Admisión Unison 2019

Ultimas Noticias

CARRUSEL: Claudia: un tigre por otro; Ricardo Acedo: su lección



Claudia Pavlovich: viene su máximo reto
Claudia: un tigre por otro;
Ricardo Acedo: su lección
Finalmente quedó en cohetón al aire: la gobernadora Claudia Pavlovich no dejará el cargo para buscar la Secretaría General del PRI Nacional, como se vino especulando en medios de comunicación nacionales.
Fue la misma mandataria la que salió ayer al quite al afirmar que para ella es muy importante cumplirles a los sonorenses “y yo voy a estar aquí hasta el último día de mi mandato”.
Los rumores de que iría al PRI como compañera de fórmula del doctor José Narro Robles, se acrecentaron al difundirse la reunión que sostuvo en la ciudad de México con el también ex secretario de salud y ex rector de la UNAM, pero no.
Aunque tampoco confirmó que Narro le haya ofrecido la segunda posición en el mando priista, lo cierto es que emigrar sería para la Gobernadora más negativo que positivo, primero porque dejaría “mocho” un compromiso que se echó encima por seis años y luego porque después de la vapuleada del 2018, al tricolor todavía no se le ven ni pies ni cabeza y mucho menos de qué manera podrán levantarlo de la lona.
Además, ¿a qué podría aspirar Claudia Pavlovich desde una posición así, que le significara un ascenso en una carrera política que ya la llevó a una Gubernatura? Y menos ahora, con un PRI huérfano de la paternidad presidencial, hoy a favor de Morena.
Siendo realistas, con ella o sin ella, Narro o el que tome al PRI necesitará hacer milagros, especialmente porque de cara a las elecciones locales que le toquen, estará en chino descalabrar al redivivo y reconcentrado presidencialismo encarnado en López Obrador, bajo el cual llegó – y llegará - al poder cualquiera, así sean “sabandijas” coladas como lo advirtió la dirigente de Morena, Yeidckol Polevnsky.
¡Ah!, y con otro riesgo como de película de terror: el de hacer política de cuenta chiles, porque Morena ya pule su iniciativa de bajar a la mitad las prerrogativas de los partidos políticos. La muelte, chico, diría el cubano.
Descartado el eventual ofrecimiento de Narro, tampoco puede decirse que la gobernadora Pavlovich quedará en un lecho de rosas, porque necesitará tejer muy fino para encajar en relaciones, si no de piquete de ombligo sí por lo menos respetuosas, con un poder central que ya mandó ominosas señales para Sonora, como el tijerazo a 2 mil 700 millones de pesos para diversos proyectos, o su exclusión de los apoyos para las estancias infantiles.
Si a esto se le suma que el 2021 y la lucha por la Gubernatura están a la vuelta de la esquina, podría decirse que la Gobernadora privilegió a un tigre sobre otro, con el agravante de que aquí la cabeza del PRI será ella. Entonces tendrá el mayor reto de su carrera política después de haber ganado la gubernatura: retenerla.
No será fácil. Pero tampoco lo era derrotar a Guillermo Padrés…
La lección de Ricardo
Pisó tierras del Mayo en tareas propias de su gremio el dirigente nacional del STIRT, Ricardo Acedo Samaniego, y como no queriendo la cosa dio en dos frases una breve pero maciza lección sobre un tema siempre espinoso e inagotable: la relación entre gobernantes y medios de comunicación.

A propósito de la tendencia de muchos políticos de tirarse al piso llamándose víctimas de ofensivas mediáticas, Acedo Samaniego dejó en claro, primero, que los gobernantes “deben aprender a verse en el espejo y autoanalizarse” y luego, que no tienen por qué sentirse víctimas de los medios de comunicación, “porque están sujetos al escrutinio de la sociedad y los medios son voceros de la sociedad”.
¡Como cambiarían las cosas si nuestros políticos tuvieran esa humildad, no sólo para autoanalizarse, sino para admitir y corregir sus yerros!
¡Cómo cambiarían si entendieran que una vez aceptado un cargo público quedan automáticamente bajo el escrutinio de la sociedad!
Pero no. Por lo visto, estamos a años luz de que gobernantes como la alcaldesa de Navojoa, Rosario Quintero Borbón y otros por el estilo, acepten como inherente al cargo la sujeción al escrutinio social, ya no digamos el enfrentar sus consecuencias cuando éste les resulta adverso.
Disfrazar de ignorancia lo que en realidad es soberbia, les permite seguir haciendo de las suyas, mientras interpretan el papel de víctimas y perseguidos.
Siempre será más fácil culpar a los demás, especialmente a los medios de comunicación críticos, en vez de admitir lisa y llanamente que fallan y defraudan la confianza que la gente depositó en ellos, creyendo que eran de fiar.
Se intensifica el estilo hamponesco
A propósito de lo anterior, preocupa en grado sumo que en vez de amainar, arrecia la embestida -soterrada o abierta- contra quienes cometen el pecado de señalar los desatinos de la alcaldesa de Navojoa y su primer círculo de allegados, mediante campañas difamatorias que ya rebasan las redes sociales para llegar a la amenaza personal.
Acaba de pasarle a la comunicadora Luz Virginia “Cony” Peraza, de “SSC Noticias, Sucesos que mueven a Sonora” que este miércoles fue agredida por un sujeto de aspecto cholo cuando llegaba a su domicilio.
Se diría que en tiempos de tanta inseguridad cualquiera es víctima de ella, de no ser porque el sujeto no se anduvo por las ramas a la hora de avisarle que iba “por encargo”, para advertirle que le baje a sus críticas a la actual administración municipal, porque de lo contrario pagará las consecuencias.
Por fortuna, hubo quien apareció a tiempo para impedir la agresión y su oportuna presencia provocó la huida del “emisario”, pero “Cony” Peraza ya dejó constancia de los hechos en la Agencia Primera del Ministerio Público del Fuero Común.
Es de esperarse que por fin las autoridades judiciales tomen cartas en el asunto, porque lejos de ser un hecho aislado, este caso viene a sumarse a otros anteriores y a confirmar lo que es un secreto a gritos: desde hace rato está en marcha una campaña, bajuna y hamponesca, contra cualquiera que critique a la alcaldesa.
Meses atrás, ya se dieron “levantones” e intimidaciones directas que luego se transformaron en toda una campaña difamatoria a través de las redes sociales, atropellando honras y prestigios. Ahora se regresa a la táctica original de la agresión y la amenaza personal.
La intolerancia, pues, a todo lo que da, ahora agravada por el riesgo de que alguien salga lastimado en su integridad física -o hasta pierda la vida a manos de cualquier fanático acelerado- por el sólo hecho de ejercer su derecho a la libre expresión.
Preocupante. Muy preocupante. 

No hay comentarios.