Admisión Unison 2019

Ultimas Noticias

CARRUSEL: Jesús Guadalupe Morales: el traidor (I)

Jesús Guadalupe Morales: “peligroso y de alto riesgo”


Jesús Guadalupe
Morales: el traidor (I)
La caótica situación que priva en el ayuntamiento de Navojoa tocó fondo y obligó a los Morenistas de cepa, especialmente a  quienes analizan con ojo crítico, fríamente y a fondo, meterle lupa, a  la situación no sólo de su partido sino del panorama completo, especialmente con miras al 2021.
En ese escenario no es poca cosa lo que estará en juego, partiendo de que se jugará la Gubernatura y Morena le tiene echado el ojo con buenas posibilidades de agenciársela –como que ya gobierna al 80% de la población-, sino porque el sur del estado será decisivo a la hora de aportar votos para la causa y Navojoa viene siendo un filón nada despreciable.
De los municipios sureños, Cajeme tiene el más nutrido padrón de votantes con casi 307 mil, seguido de Navojoa con casi 119 mil. Buena tajada para los guindas, pues, especialmente porque ya encabezan ambos como gobierno.
Sin embargo, el análisis -puesto ya sobre la mesa de quienes deciden, pero sobre todo de los que aspiran a mandar desde el 2021- pondera que si bien Sergio Pablo Mariscal no ha resultado lo que se dice una lumbrera como alcalde, sí será capaz de sostener la posición en cuanto al respaldo de los votantes, lo que no puede decirse de la presidenta municipal de Navojoa, Rosario Quintero Borbón, a quien se califica como un fiasco que pondría en duda la permanencia de Morena al frente de la plaza.  
Citar el rosario de errores y corruptelas–que el análisis interno atribuye lo mismo a inexperiencia que a soberbia y autoritarismo- cometidos por la maestra, sería repetitivo, toda vez que en este espacio hemos ido dando puntual cuenta de ello. Detalles más, detalles menos, el informe coincide casi en su totalidad con lo aquí señalado.
En todo caso, le tocaría a la alcaldesa -si es que le dan oportunidad de hacerlo- rebatirlos en su momento, cuando desde el mando Morenista  le exijan cuentas sobre las tropelías que ha cometido como para traer tan abollada la marca guinda, en apenas seis meses de mandato. Pero ese será su apuro, sobre todo si como lo sostiene ante su círculo más íntimo, buscará volver a utilizar a  Morena como trampolín para ir por la diputación federal del séptimo distrito: ¡va sentándose en una silla y ya quiere otra!
No es negligencia: es traición
En cambio, el análisis interno de Morena tiene un factor novedoso, que califica como “peligroso y de alto riesgo” no nada más para la buena imagen de la alcaldesa y su administración, sino para la permanencia de Morena al frente de Navojoa: la presencia de un infiltrado, un traidor.
En esa categoría se ubica al Secretario del Ayuntamiento, Jesús Guadalupe Morales Valenzuela, en quien “Chayito” Quintero depositó su confianza como su mano derecha, un funcionario “de magros e incluso negativos resultados, sospechosamente incapaz de solucionar conflictos, ya no digamos de evitarlos en su calidad de principal operador político de la administración municipal”.
El documento cita entonces una serie de problemas y choques entre miembros del gabinete, que incluso derivaron en renuncias, con regidores en particular y con el Cabildo como cuerpo colegiado, y entre otras cosas, el abandono de funciones inherentes a su cargo para invadir las ajenas, tales como “erigirse prácticamente en director de prensa e imagen de la señora Presidenta Municipal, supliendo las obligaciones del titular de Comunicación Social, Egrén Pierre, tanto en la cobertura de sus actividades cotidianas como en la difusión de las mismas a través de las redes sociales”.
“Como lo informamos en comunicación anterior, extraña que el señor Secretario pierda el tiempo en banalidades mientras los problemas se le acumulan a nuestra presidenta municipal, a la que parece haber metido en una burbuja impenetrable donde sólo él tiene acceso, donde sólo él le vende la verdad absoluta que ella acata sin condiciones”.
“Nos extraña que con la amplia experiencia que presume a nivel político, el señor Morales Valenzuela  cometa errores tan burdos que dejan en total indefensión a nuestra alcaldesa, a la que en estricto cumplimiento de sus responsabilidades debería poner a buen resguardo, aun cuando ella cometa pifias propias de su novatez o ignorancia en el ejercicio de funciones como las que hoy  le toca encabezar, a no ser que sea con el avieso propósito de hacerla quedar mal, y con ella a nuestro partido”.
Pero si eso es en lo interno, estimado lector, no menos grave es lo que se le señala al Secretario en lo externo:
“No pasamos por alto, señor Secretario, que el señor Jesús Guadalupe Morales Valenzuela debe ser objeto de permanente observación y posterior extrañamiento por su desempeño, toda vez que hasta el más doméstico incidente suscitado en el Ayuntamiento trasciende y se magnifica en un sistemático cuanto injusto golpeteo contra la señora Presidenta y el H. Ayuntamiento, especialmente en el diario La Verdad, sobre asuntos que en su momento han sido de su exclusivo dominio y conocimiento y de nadie más, lo que induce a pensar en filtraciones malintencionadas de su parte hacia dicho medio, con el evidente objetivo de desacreditar a una administración emanada de Morena”.
“El fin lo desconocemos, pero tampoco obviamos decir que nuestra aseveración se funda en el hecho de que el señor Jesús Guadalupe Morales Valenzuela ha sido proclive a cambiar de bando cuando las circunstancias y las oportunidades políticas le han sido propicias, de lo cual existen constancias documentales y gráficas que ilustran su paso primero del PRD para apoyar al PAN, luego al PRI y hasta ahora a Morena, con lo que cualquiera medianamente enterado de asuntos políticos lo calificaría como convenenciero o mercenario de la política. No sería entonces descabellado que estuviera actuando de acuerdo a otros intereses ajenos a los altos fines de Morena”.
(Se anexan aquí varios documentos y fotografías de conocimiento público, que habremos de reproducir).
El texto continúa:
“Calificativos como convenenciero y mercenario son tan ofensivos y denigrantes como inmerecidos para quienes nos sumamos a Morena viéndola como una opción digna y viable de gobernar, para sacar del atraso a los mexicanos, no como un tren a donde se sube cualquier tránsfuga y oportunista para satisfacer sus muy personales intereses”.
Páginas más adelante, que no tiene caso reseñar aquí por cuestiones de espacio, estimado lector, el análisis -dirigido a un alto funcionario del altiplano, pero originario de estas tierras- cierra con una mezcla de aval y lamento, que nos permitiremos abordar en nuestra próxima columna:
“Estamos ciertos de que las posibilidades de que Morena gobierne Sonora a partir del 2021 son las más alentadoras, pero nos preocupa que nuestras representaciones locales y/ o regionales terminen defraudando a quienes nos dieron su voto de buena fe, como en el caso de la profesora Rosario Quintero Borbón, quien como todo gobernante que debuta merecía el beneficio de la duda, hasta que se rodeó de colaboradores que se han ganado a pulso la sospecha ya no como ineficientes o inexpertos, sino como infiltrados y traidores, como Jesús Guadalupe Morales Valenzuela, entre otros”.
El tema da para más. Le daremos seguimiento, amable lector.

No hay comentarios.