Admisión Unison 2019

Ultimas Noticias

Carrusel: No entienden que no le entienden…

No entienden que no le entienden…
“Chayito” Quintero: hoy, ante el MP

No entienden que
no le entienden…
Dicen que el tiempo perdido hasta los santos lo lloran, y algo similar pueden lamentar los navojoenses con el gobierno de la maestra Rosario Quintero.

Para cualquier alcalde, sobre todo para los que sí tienen proyecto y rumbo bien definidos, un trienio siempre es insuficiente, se va en un suspiro. Y más si, como se estila en este país, las alcaldías se toman como plataformas y se dejan antes del plazo legal para lanzarse a buscar otro hueso político.
“Chayito” Quintero: hoy, ante el MP
En Navojoa ya pasaron seis meses, la sexta parte del periodo para el cual fue electa “Chayito” y no se ve cuándo y mucho menos cómo enderezará el rumbo para responder a la confianza que la gente depositó en ella.
Se entiende que todo cambio de administración conlleva un costo de aprendizaje para los recién llegados, pero aquí el costo está resultando exorbitante, especialmente porque la alcaldesa y sus más allegados colaboradores no entienden que no le entienden al quehacer público.
Van de tumbo en tumbo y de escándalo en escándalo, montados en una soberbia y una prepotencia graníticas.
La maestra cree que puede suplir la carencia de programas serios y de fondo y la eficiente prestación de servicios que demanda la gente, con lo que parece la eternización de su campaña electoral mediante giras en las cuales recorre colonias y comunidades, dizque para conocer sus necesidades, inaceptable en quien no sólo fue candidata sino también funcionaria municipal en el trienio pasado.
Si no conoce las necesidades del municipio que se ofreció a gobernar, mal, y si las conoce y no sabe cómo resolverlas, peor tantito, porque significa entonces que defraudó a los navojoenses a sabiendas de su incapacidad.
Jesús Guadalupe Morales: una nulidad
Por si fuera poco, instaló como mano derecha a su alter ego en cuanto a prepotencia: el Secretario del Ayuntamiento Jesús Guadalupe Morales Valenzuela, esperanzada quizá en su experiencia como ex alcalde de Etchojoa, a cuyos habitantes primero debió pedir antecedentes para que le confirmaran lo que ahora también les consta a los navojoenses: que como presidente municipal fue una nulidad digna de olvido.
Y si en los 6 meses que lleva al frente del Ayuntamiento uno de sus peores taches lo tiene en su relación de constante choque con el Cabildo -otra vez por cerrazón y soberbia-, ahora las cosas se ponen peor con el citatorio que le hizo llegar la Fiscalía Anticorrupción para que declare en el fraude cometido contra la comuna con vales de gasolina, un caso que desde un principio ella intentó minimizar y no sólo no pudo, sino que escaló hasta salpicar a miembros de su familia como probables culpables.
Este viernes, “Chayito” habrá de comparecer, como lo harán varios funcionarios más ante la misma instancia, y si bien es cierto lo hará en calidad de testigo, ninguno puede sentirse a salvo de pasar a indiciado si lo que surja en la averiguación encamina hacia allá el procedimiento.
La línea entre esos dos términos suele ser muuuuy delgadita.
Por lo pronto, ya tiene otro tache no muy digno de envidiar: el de comparecer como alcaldesa en funciones ante un Agente del Ministerio Público.
Qué récord: lo logró en apenas 6 meses. ¿Será histórico e inédito, como todo lo que pregonan ellos?
¿Qué más les espera a los navojoenses?
Un desaire inmerecido
A propósito de los que no le entienden a esto de la política correctamente llevada, la que unifica y deja beneficios a la gente y no golpeteos de barriada, los que merecen serio jalón de orejas son quienes coordinaron la reciente gira de la Gobernadora Claudia Pavlovich a Huatabampo, porque hicieron blanco de un desaire inmerecido al diputado Filemón Ortega Quintos.
Al legislador del PT no le corrieron la cortesía de invitarlo, garrafal error cuando propios y extraños saben y le reconocen que está fajándose en serio por sus representados, no sólo con trabajo de altura en el Congreso del Estado sino con atención directa a los municipios y comunidades del XXI Distrito.
El galeno trae a un equipo de colaboradores a los cuales financia de su propia bolsa para que mantengan contacto con la gente, detecten sus necesidades y se las hagan llegar para luego darles respuesta, de una altísima efectividad según consta a quienes acuden a él.
Por el equipo de la gobernadora Claudia Pavlovich, que no distingue siglas, a alguien se le barrió feo el detalle y debería reclamársele, pero también extraña sobremanera que el alcalde Ramón Díaz Nieblas haya caído en tan seria descortesía política.
Decimos que extraña, porque si alguien sabe el valor de contar con aliados en todas las instancias es el propio “Chavalo” Díaz porque ha vivido las dos etapas, como alcalde (ya dos veces) y como diputado local y conoce la importancia de una buena coordinación para sacar adelante proyectos y programas de gobierno.
El mismo Díaz Nieblas reconoció que el reservorio de agua inaugurado por la Gobernadora se lo presentó él como proyecto siendo diputado, y no dejó de tocar puertas hasta que lo logró.
No se trata de acaparar escenarios o reflectores: se trata de conjuntar esfuerzos y aprovechar la capacidad y disposición de quien está demostrando tenerlas, en este caso el diputado Ortega Quintos.
Mal harían en desaprovecharlo.
López Obrador: ni modo, no tiene lado
Ni modo: lo adelantamos
No es por dárnosla de pitonisos, pero respecto a los abucheos que reciben los gobernadores en las visitas del presidente López Obrador, anticipamos que alguno terminaría por explotar reclamando respeto y así fue.
El que abrió la tanda de inconformes por lo que denunció como “protocolo establecido” fue el de Colima, José Ignacio Peralta, quien alzó el reclamo en presencia del propio Presidente. En cuestión de horas se le sumaron los mandatarios emanados del PAN y la dirigencia de la Confederación de Gobernadores (Conago).
Los panistas advirtieron –dando por hecho que Morena organiza las rechiflas- que no permitirán “que se imponga su vergonzoso radicalismo”, y el presidente de la Conago, Alejandro Moreno, advirtió que actitudes así “no ayudan al entendimiento entre los tres niveles de gobierno y sí entorpecen el trabajo institucional al que nos debemos”.
Dentro de la rispidez que el tema está causando, fueron respuestas educadas y políticamente correctas, que uno esperaría recibieran una reacción similar del destinatario, pero está visto que al tabasqueño nadie lo podrá bajar del brioso macho que monta, porque prácticamente los mandó por un tubo. Poco le faltó –pero no tarda- para etiquetarlos como chillones.
Moderado, salió primero con que “Los abucheos en las plazas públicas no son bien vistos por nosotros. Yo los repruebo, no creo que sea conveniente, es de mal gusto, hay que ser respetuoso de las autoridades y hacer a un lado el infantilismo político, la inmadurez”, pero luego, como el boxeador que pega debajo del cinturón del contrincante, reviró mañosamente:
“En caso de que no quieran ellos (los gobernadores) acompañarme a las plazas, pues yo los visito en el Palacio, nos reunimos, y yo me voy a la plaza, porque yo sí necesito tener comunicación con la gente permanente. Es más, aunque me abucheen”.
El golpe bajo está en el “yo sí necesito” (o sea, los Gobernadores no) tener comunicación con la gente”.
Como anda encarrerado levantando patíbulos, si los mandatarios lo reciben en sus oficinas no los bajará de “Fifís” o “Pirruris”,  y si lo dejan solo en sus eventos y le mandan a algún segundón para que reciba las rechiflas, López Obrador es capaz de salir mínimo con que les da urticaria el olor a pueblo noble y sabio, si no es que pide a la chusma quemar sus efigies como monos de carnaval.
Total, con un político redondo –porque no se le halla lado- los gobernadores la tienen en chino.
La pretendida civilidad política avanza a pasos agigantados a convertirse en cena de negros.
En cuanto a los medios de comunicación, también habíamos adelantado el revire presidencial:
“Lo que está mal es que se piense que yo promuevo eso. Eso sí está mal. Tienen todo el derecho los críticos, sobre todo los de la prensa fifí, sin ofender a nadie, a culparme de todo”, dijo.

No hay comentarios.