Admisión Unison 2019

Ultimas Noticias

CARRUSEL: El problema de “Chayito” Quintero, es ella misma….


Rosario Quintero: experta en confrontaciones
Rosario Quintero: experta en confrontaciones

El problema de “Chayito”
Quintero, es ella misma….
Lamentable por donde se vea, estimado lector, la crisis de ingobernabilidad en la que cayó el ayuntamiento de Navojoa, donde de plano, la alcaldesa Rosario Quintero nunca le encontró la cuadratura al círculo y sí en cambio se especializó en abrir cada vez más frentes de batalla.
La maestra no entendió –o nunca lo supo- que la política es el arte del diálogo y la negociación, y que ya pasaron los tiempos de gobernar a garrotazos y desde una visión egocentrista.
Encerrada a piedra y lodo en intrincadas recámaras  mentales, a las que sólo permite acceso a los expertos en la sumisión y la lambisconería, “Chayito” ha ido de tumbo en tumbo hilando una serie de pifias garrafales, empezando por su ingratitud hacia Morena y la gente que la llevó al triunfo, y coronados ahora con el escándalo de los vales de gasolina presumiblemente clonados en perjuicio del ayuntamiento, por una millonaria suma.
Ahora, por voz del regidor Jorge Márquez Cázares, la bancada del PRI en el Cabildo afina detalles para una embestida jurídica en toda forma, para que de una vez se acaben las dudas respecto al ventilado manoteo y la creciente sospecha de que en medio del asunto tienen su parte de culpa familiares directos de la Presidenta Municipal.
Márquez anuncia que una vez analizado el caso y la descarada negligencia de la alcaldesa por atenderlo a fondo, no les queda otra ruta que la de presentar una denuncia ante la Fiscalía Estatal Anticorrupción, y a la par otra ante el Congreso del Estado solicitando se instaure juicio político contra “Chayito” Quintero por daños a la hacienda pública municipal.
Y es que, fiel a su estilo cerrado, de confrontación y soberbia, la alcaldesa no sólo intentó minimizar, sino sepultar un escándalo que desde un principio apuntó hacia sus más allegados, de tal manera que ella misma contribuyó a incrementar un sospechosismo que ya permeó incluso entre sus aliados, regidores de Morena, del PT y Encuentro Social.
Rosario Quintero: experta en confrontaciones
Porque mientras la maestra sigue aferrada a que la causa de sus crecientes problemas es hasta el mal clima, a sus otrora compañeros de causa y a los propios navojoenses ya les cayó el “veinte”: su problema es ella misma, y ante su soberbia e incapacidad para manejar el ayuntamiento recurre al viejo estilo de repartir culpas.
Mientras los navojoenses esperaban que se pusiera a trabajar, ella ancló su discurso en que todo mal (hasta los actuales) proviene de las administraciones anteriores, y en vez de buscar soluciones urgentes se sentó a lloriquear la supuesta ruina –supuesta porque las participaciones le siguen llegando puntualmente, y dan hasta para “aceitar” regidores- y acreditarse como ideas propias los disparates que le venden sus lisonjeros, como esa aberración de que la ciudadanía adopte baches, programa que luego cacareó como “inédito, histórico y modelo a seguir” en el estado.
(Por cierto, parece que se le cansaron los “padrinos” y se cayó la adopción, porque los hoyancos brotan como hongos por doquier).
El asunto del “gasolinazo” –que ella atribuye a cortina de humo generada por sus críticos- no es menor y no sólo por el daño patrimonial que ya atisban regidores hasta de su bancada, sino por el manto de encubrimiento que la alcaldesa y su equipo más cercano intentaron tender sobre él, primero haciéndose “chombitos” y luego con marrullerías legales que sólo rascan por encimita lo que apesta a podrido por debajo.
Entonces estaríamos hablando de que a la ineptitud para gobernar habría que sumarle la complicidad en un caso de corrupción.
Sí: esa que tanto juraron combatir desde Morena. Qué feo caso, y qué decepción para los navojoenses…
Puras rectas al pecho…
No es nuestra vocación ser aguafiestas, estimado lector, pero con bastante tiempo lo adelantamos aquí, palabras más palabras menos: eso de las “consultas ciudadanas” que a chaleco nos impondrá el próximo gobierno, no pasará de ser atole con el dedo, una mascarada para llenarse de autoelogios o maquillaje para disimular lo que ya está cocinado.
Dicho en la jerga beisbolera que tanto apasiona a Andrés Manuel López Obrador, serán puras rectas al pecho para que las batee.
López Obrador: ya lo sabe todo
Pasó ya con el nuevo aeropuerto y acaba de pasar con la “megaconsulta” sobre diez de sus programas prioritarios.
Bajo la misma mecánica y sin más seriedad que la mera intención “democrática” de hacer todas las cosas “de cara al pueblo”, los organizadores lanzan a los cuatro vientos que un 90% de los ciudadanos que participaron terminaron respaldando lo que se les puso en la papeleta, en la que por lo menos tres propuestas merecían primero el exhaustivo análisis de los especialistas, no de cualquier Pito Pérez armado con pluma y papel.
Se trata del ya famoso tren Maya, el proyecto para desarrollar el Istmo de Tehuantepec y la Refinería en Dos Bocas, Tabasco.
No importa que nadie conozca ni por encimita los proyectos –mucho menos su viabilidad económica, turística o su impacto medioambiental-, no. En el caso del tren Maya, el gobierno electo ya salió con que un 89.9% de los consultados lo avaló, el del Istmo lo aprobó un 90.3% y la refinería el 91.6%.
Así pues sí, diría el Chavo del Ocho.
El caso del tren Maya es ejemplar en cuanto a que palo dado ni Dios lo quita y ni para dónde hacerse, porque López Obrador tiene meses deshaciéndose en elogios para su proyecto, y uno de sus próximos jorocones de gabinete no tuvo empacho alguno en adelantar desde hace bueeen rato que todo está listo para meterle pico y pala, apenas se siente el tabasqueño en la presidencia.
Rogelio Jiménez Pons, futuro titular del Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur), informó que el 17 de diciembre comenzará la construcción, tras una ceremonia inaugural que encabezará el Presidente López Obrador, un día antes.
¡Y eso que la gente ni siquiera había ido a votar en la megaconsulta!
¿Tendrá López Obrador el don de la adivinación? ¡Nomás ese le faltaría para convencernos de que no sólo puede decidir por todos, sino también pensar por todos! Camino pavimentado a la plena felicidad, pues.
En ese caminito, las demás propuestas se fueron como cuchillo en mantequilla y sólo un idiota, un reaccionario atarantado o “Fifí” como les dice él, podría haber votado en contra:
La plantación masiva de árboles frutales la apoyó un 94.7; aumentar al doble la pensión a adultos mayores el 93.3%; las becas para jóvenes “ninis” el 91.1; las becas a estudiantes de nivel medio superior, el 90.1; las pensiones a discapacitados, 92.9%; garantizar atención médica y medicinas gratuitas, 95.1% y la cobertura gratuita de Internet fue avalada por el 91.6%.
¿Qué chulada, no? Es como preguntarle a la gente si quiere ser feliz o infeliz, comer o no comer.
Hay otro dato que a querer y no llama la atención y cuadra en lo aquí adelantado sobre cuánto tiempo puede sostenerse el interés sobre un sistema de “consulta ciudadana” -hasta para definir a qué hora es mediodía-, en un país de ciudadanos apáticos que difícilmente salen a votar en las elecciones constitucionales.
Advertimos que si López Obrador ganó con 30 millones de votos, la participación en su encuesta sobre el aeropuerto fue de plano raquítica, porque apenas salieron a votar un millón 870 mil mexicanos.
Y si aquella fue raquítica, ¿cómo calificar esta “megaconsulta” ¡sobre diez proyectos!, en la que apenas participaron 946 mil 81 votantes?
¿Qué número de participantes le gusta a usted para las próximas? ¿600 mil, 500 mil o menos?
En el nuevo escenario político que se avecina y con el cantado apropiamiento de la verdad absoluta, eso quizá sea lo de menos, como lo será luego mandar al bote de la basura dichas consultas, al fin y al cabo el Presidente sabe al dedillo lo que quiere el pueblo mexicano. Entonces la vertical e infalible conducción del país será automática: ¿para qué preguntar lo obvio?
Y si López Obrador ya lo sabe todo aún antes de asumir la Presidencia, ¿qué será cuando lo haga a partir del primero de diciembre, ya con todos los recursos del Estado a la mano?

No hay comentarios.