Admisión Unison 2019

Ultimas Noticias

CARRUSEL: Es inminente, el freno para “Chayito” y su desgarriate

Alfonso Durazo, con AMLO: Navojoa, por explotar
Alfonso Durazo, con AMLO: Navojoa, por explotar

Es inminente, el freno para
“Chayito” y su desgarriate
Grave, gravísimo el nivel de descomposición al que se ha llegado en el caso del ayuntamiento de Navojoa, pues según los más recientes informes estaríamos a escasos días –si no es que a horas- de que las instancias correspondientes tomen cartas en el asunto para poner freno de un vez por todas al desorden de la alcaldesa “Chayito” Quintero y su coro de lambiscones e ineptos.
Mientras el rechazo cunde entre amplios sectores de la sociedad, nos reportan a la alcaldesa envuelta en llanto tratando de cerrar filas con quienes ella supone sus más fieles partidarios, en una encerrona donde repitió su fórmula favorita: la de echar culpas para todos lados, ahora tomando como chivos expiatorios de sus torpezas a los ex alcaldes Natanael “Pitillo” Guerrero y Raúl Silva Vela.
“Chayito” Quintero: retadora y aferrada al desorden

Quienes presenciaron sus desahogos coinciden en que en ella no asoma ni una pizca de humildad para reconocer los garrafales errores en que ha incurrido; insiste en que todo mundo está amafiado para tumbarla, y envalentonada, advierte que del palacio no la sacarán ni a rastras.
De ese pelo la soberbia, que desde su toma de posesión echó al ayuntamiento pendiente abajo no sólo por su incapacidad para dirigir y administrar el gobierno municipal, sino por su estilo represor que degeneró en “levantones” y golpizas contra varios de sus críticos –incluidos regidores-, todavía fresco el más reciente ataque contra un columnista local.
Pero no hay hora que no se llegue: sobre el escritorio del nuevo Secretario de Seguridad Pública federal, Alfonso Durazo Montaño, está ya un grueso expediente que da puntual cuenta de las denuncias por sus tropelías, y al que no tardan en darle trámite.
El mismo sentimiento de impotencia e inconformidad escaló ya entre representantes de los diversos sectores productivos y organizaciones civiles del municipio, que están alzando sus voces para que el mismo Alfonso Durazo, la dirigencia de Morena o quien corresponda pongan punto final a un gobierno de arribistas e improvisados que nunca entendió la dimensión del compromiso contraído con el electorado.
Porque en ese sonoro y lamentable fracaso la maestra “Chayito” no está sola: buena parte de culpa la tienen también el Secretario del Ayuntamiento, Jesús Guadalupe Morales Valenzuela (el poeta-compresor experto en venderle disparates, que ella le compraba encantada- y el Director Jurídico Felipe Abel Merino Aragón, nefastos ambos por su probado dominio del aplauso fácil y el halago.
Es tanto el nivel de decepción y desconfianza al que llegaron “Chayito” Quintero y su primer círculo, que el sindicato de trabajadores del ayuntamiento acaba de advertirle que a la hora de revisar el contrato colectivo de trabajo, de ninguna manera aceptarán como interlocutor a Morales Valenzuela, descalificándolo de antemano por conocerle las mañas de demagogo y marrullero.
Jesús Guillermo Ruiz Campoy: sonante

Eso, sin contar con  que ya le pelaron el machete con una manifestación exigiendo el pago del aguinaldo, protesta a la que seguramente le seguirán otras, porque los trabajadores ya olfatearon la gravedad del desorden y no están dispuestos a que les salgan con un plato de lentejas y el demagógico llamado a respaldar la Cuarta Transformación ¡trabajando sin cobrar!
Así las cosas amable lector, no falta mucho para que se dejen venir definiciones en cascada, incluida en ellas el relevo en la Presidencia Municipal.
De darse ese paso, no pierda usted de vista a dos elementos de valía, capaces de sacar al ayuntamiento del atolladero donde lo dejará la maestra: el Síndico Jesús Guillermo Ruiz Campoy y el Presidente de la Comisión de Hacienda, Patrimonio y Cuenta Pública del Cabildo, el regidor del PT Carlos Quiroz Romo.
Es cuestión de esperar… Y repito: no falta mucho.
Quiroz: el toro por los cuernos
En lo que toca a las cuentas, lo que tenía que llegar, finalmente llegó: el presidente de la mencionada Comisión de Hacienda, Patrimonio y Cuenta Pública del Cabildo de Navojoa, Carlos Quiroz Romo, tomó el toro por los cuernos y solicitó formalmente la intervención de la Auditoría Superior de la Federación y del Instituto Superior de Auditoría y Fiscalización (ISAF), que auditen “de manera urgente” a la administración de “Chayito” Quintero, por el desgarriate financiero que se carga.
En sendos oficios dirigidos a David Rogelio Colmenares Páramo y Jesús Ramón  Moya Grijalva, titulares de dichas instancias respectivamente, el regidor del PT da cuenta del acuerdo unánime alcanzado el 3 de diciembre por los ediles integrantes de dicha Comisión, “con el fin de dar cabal cumplimiento a las leyes y lineamientos que rigen el uso de los recursos públicos”.
Esencialmente, la denuncia y petición de auditoría se basa en dos ejes: uno, las diferencias considerables entre lo programado y lo devengado en el rubro de combustibles y la presunta e inadecuada aplicación de recursos propios, estatales y federales “infringiendo el marco jurídico concerniente”.
Carlos Quiroz Romo: primero los navojoenses
A esa conclusión se llegó, especifica Quiroz Romo, tras análisis practicados que detectan “violaciones graves a los procedimientos administrativos y financieros en la comuna, así como fallas claras y evidentes en los mecanismos de control del gasto público”.
Obviamente, se hacen constar también las denuncias presentadas y nunca aclaradas por la falsificación de vales de gasolina del ayuntamiento, por lo cual, ante las inconsistencias en los informes internos del propio ayuntamiento, se presume posible daño patrimonial a la hacienda pública de Navojoa.
Para cualquiera “de a pie” que no domine los entretelones de la administración pública municipal, parecería excesivo echar mano tanto del ISAF como de la Auditoría Superior de la Federación en cuentas internas del ayuntamiento, de no ser porque aquí están en juego recursos federales provenientes del Fondo de Fortalecimiento Municipal (Fortamun).
Y si no debe ser enchílame otra torta el indebido manoteo de recursos propios o del estado, menos debe serlo el de los fondos federales, primero por lo que ha costado conseguirlos –el pan Bimbo la dicen a la Federación-, y luego porque vienen rigurosamente etiquetados para fines muy específicos.
Por eso mismo, el gobierno federal pone especial lupa en su aplicación, no sólo sancionando a los funcionarios que incurren en mal manejo, sino ampliando el castigo con la cancelación de dichas aportaciones, lo que termina por provocar lastimosos boquetes en las arcas de por sí maltrechas de los ayuntamientos.
Y en eso de las sanciones ha ido cerrándose el cerco, porque no sólo se prevén las de tipo político y administrativo, sino las de orden penal. Eso nada más les faltaría: que desde ya fueran candidatos a órdenes de aprehensión por malversación de fondos. ¡Uuufffa!
Y si acá la maestra se la lleva quejándose de la falta de recursos, ¡qué manera de cerrarse la llave ella misma, con los pocos fondos que recibe el ayuntamiento!
Debe reconocérsele al regidor Quiroz Romo que por encima de los intereses partidistas o aliancistas -el PT llegó en mancuerna con Morena- está privilegiando los del ciudadano, que a estas alturas lamenta haber sido tan vilmente engañado por quienes apenas se subieron a un ladrillito enseñaron el cobre.
Tarde o temprano, y creo que más temprano que tarde, estimado lector, habrán de ajustarse las cuentas, porque la olla de presión que puso a su máximo la propia alcaldesa, no da para más. 

No hay comentarios.