Admisión Unison 2019

Ultimas Noticias

Asegura familia que vivió dos horas de terror y la Policía nunca llegó

Asegura familia que vivió dos horas de terror y la Policía nunca llegó

Hemrosillo, Sonora a 15 de Enero.- Una familia asegura haber vivido dos horas de terror escondida en una recámara cuando unos hombres intentaron ingresar a su hogar mientras dormían, y a pesar de las constantes llamadas al número de emergencia, los policías nunca llegaron.

Seguridad Pública Municipal aseguró que se atendió el reporte en la madrugada en la calle Mártires de Cananea y se canalizó la llamada a la unidad 917, pero cuadras antes de llegar la unidad sufrió una avería. Después se envió a la unidad 1016, la cual informó que al arribar al sitio indicado no pudo ingresar al lugar por contar con acceso controlado.

De acuerdo con Aldo Castro, alrededor de las 03:00 horas de ayer, él y su familia descansaban en su hogar, en la colonia Misión del Sol; la alarma del carro de su vecino lo despertó, pero no se imaginaba que varios hombres intentaban entrar a su hogar.

"Empecé a escuchar ruido, se activó la alarma del carro de enseguida, parecía una banda de jóvenes, intentaban entrar por los ductos, entraron al patio de la casa y a donde está la cochera y el jardín, rompieron unas tejas, y hablé a la Policía", platicó.

La primera vez que habló, apagó las luces, alertó a sus vecinos por medio de mensajes y ellos también llamaron al número de emergencia; resguardó a su familia en una recámara y las llamadas a las autoridades no cesaron, pero la respuesta fue nula, según narró.

"Abrí una ventana y con mi cara me estrellé con uno de ellos, se dio cuenta que hablé a la Policía; tengo una hija con discapacidad y era mi mayor mortificación, cómo la protegía, y encerré a sus hermanitos, pensando cómo nos resguardábamos debajo de la cama", expresó.

Aldo, quien espera interponer la denuncia, sospecha que los ladrones le dieron a su perrita algún calmante, pues es muy brava y no la pudo despertar hasta las 09:00 horas del domingo.

Un vecino de Aldo, quien prefirió omitir su nombre, manifestó que fue un residente quien lo alertó de que una persona estaba arriba de su cochera, por lo que activó la alarma de su carro y mediante un grupo de WhatsApp alertó a los demás residentes.

"Subí al primer piso y activé la alarma del carro para ahuyentarlos, pero ya no vi nada, después una vecina me comentó que estaban con ellos y nos pidió que habláramos a la patrulla porque ya habían marcado varias veces y no obtenían respuesta", refirió.

Según lo mostrado por Aldo y su esposa, se registraron al menos nueve llamadas del celular de Aldo y tres del de su esposa, además de las de los vecinos y amigos de sus hijos, así como al menos 14 veces que abrieron el portón.

La respuesta era que el reporte ya se había hecho y que la Unidad 914 iba en camino, pero nunca llegó.

"La primera vez que hablé, apagué las luces, sí se dio cuenta que estaba hablando a la Policía; es una banda de jóvenes, se enviaban mensajes con el celular, brincaron a la casa de atrás, también habló la vecina y no vinieron", agregó.

Seguridad Pública Municipal aseguró que se atendió el reporte en la madrugada en la calle Mártires de Cananea, donde se canalizó la llamada a la unidad 917, pero a unas cuadras de llegar la unidad sufrió una avería.

Después se canalizó a la unidad 1016, la cual informó que al llegar no pudo ingresar al lugar por contar con acceso controlado.

La Secretaría de Seguridad Pública informó que a través del 911 se recibieron ocho llamadas de este domicilio, aunque la familia dice que fueron al menos 15.

Según lo mostrado en los audios de las llamadas, Aldo, su hijo y su esposa, quienes hicieron las llamadas, explicaban que estaban encerrados en un cuarto e insistían en que se habían hecho varias llamadas y la unidad no llegaba.

La respuesta de las operadoras era que el reporte se había atendido y que la unidad iba en camino.

No hay comentarios.