Admisión Unison 2019

Ultimas Noticias

CARRUSEL: Desastre agrícola en el sur, primer “torito” para Taddei

Jorge Taddei: urgen soluciones


Desastre agrícola en el sur,
primer “torito” para Taddei

Las recientes heladas sobre cultivos agrícolas del valle del Mayo vinieron a reciclar el eterno problema tanto de los productores como de los habitantes de la región: la necesidad de diversificar la economía abriendo fuentes alternativas y permanentes de empleo.
No se necesita ser agricultor ni economista para visualizar o resentir el ramalazo, pues si bien pega en primera instancia a los productores, sus efectos se dejan venir en cascada.
Mientras dura la evaluación y el eventual resarcimiento de los daños, viene un colapso que rebota en los sectores de comercio y servicios, pero termina por convertirse en una tragedia en los hogares y las familias de quienes menos tienen y más necesitan: los jornaleros.
Y aquí, por fuerza, tendrá que entrar al quite el gobierno, con la coyuntura de que el federal está debutando y tendrá su prueba de fuego –porque ahí se ejercen los recursos para este tipo de desastres- a ver si sus representantes en el estado actúan con la celeridad y eficacia que la gente espera.
Las estimaciones sobre los recientes daños no son cualquier cosa, pues nada más en el Mayo se calcula que resultaron afectadas casi 12 mil hectáreas sembradas con papa, frijol, maíz, tomatillo, chile, calabaza, pepino y tomate, según lo expuesto por la alcaldesa Rosario Quintero Borbón en evaluación con los miembros del Distrito de Riego.
En total, las afectaciones alcanzarían los 60 millones de pesos.
La Presidenta municipal de Navojoa confía en que se den pronto los pasos naturales: que venga la declaratoria de desastre por parte de las dependencias federales en auxilio a los productores “para rastrear lo que se perdió y volver a sembrar, en este caso tal vez cártamo” y que a la par se active el Programa de Empleo Temporal.
La gobernadora Claudia Pavlovich ya consiguió que se diera el primer paso con la declaratoria de emergencia por nevadas y heladas en 38 municipios sonorenses, para que “bajen” los recursos federales del Fondo Nacional de Desastres (Fonden) para  avituallar a sus habitantes con lo más necesario: agua, despensas, cobijas, medicamentos, etc., pero falta enfrentar y paliar los daños del sector agrícola, algo en lo que seguramente también meterá el hombro.
Si bien en esa lista de 38 municipios no aparecieron Navojoa, Etchojoa ni Huatabampo, no significa que queden al margen de los daños registrados y mucho menos que estén en Jauja, como lo resentirán en lo inmediato los propios alcaldes de la región ante las peticiones de apoyo de sus gobernados más pobres.
De ellos tres, el que se la sabe al revés y al derecho es Ramón Díaz Nieblas, que como repite en el cargo seguramente recuerda que en estas circunstancias las autoridades se jalan una oreja y no se alcanzan la otra por el atraso en el que cae quien súbitamente se queda sin empleo y sin ingreso, pues si no tiene ni para pagarle al changarrero que le fía, mucho menos tendrá para pagarle al ayuntamiento el agua o el predial.
El asunto, pues, no es tan simple como limitarlo a daños sufridos por los agricultores, sino por la complicada problemática económica y social que eso conlleva.
Es cierto: una declaratoria de emergencia y un programa de empleo temporal ayudan a paliar el problema, pero no a resolverlo de fondo. No pasan de ser parches
Autoridades van y vienen –de todos los niveles- y todas ofrecen entrarle de lleno a la diversificación de la economía regional, pero no han pasado de ser meros intentos.
Ahora que Morena alcanzó una amplísima cobertura de poder, sería interesante ver qué traen en la bola sus más connotados representantes respecto a detonar desarrollo por regiones en el estado –ahora con todo el apoyo Presidencial-, porque hasta el momento nadie ha dicho esta boca es mía, y aquí lo que se necesitan son soluciones de fondo.
En ese contexto, decíamos líneas arriba que el desastre agrícola será la prueba de fuego para los representantes del gobierno federal en Sonora, pero hay que ponerle nombre y número a la casa: es el primer “torito” para el super delegado Jorge Taddei Bringas, como para ir midiendo qué condición física trae no sólo para enfrentarlos, sino para activar pronto la pesada maquinaria oficial y resolverlos.
Sería vergonzoso y denigrante para la gente ver repetida la película de que en México tiembla o azota un huracán, y dos o tres años después seguimos viendo a los damnificados sobreviviendo en carpas o chozas, mientras los señores del gobierno resuelven problemas a punta de saliva.
Esperemos que eso no pase con López Obrador y su gente, que se vendieron como la esperanza de México.

No hay comentarios.