Admisión Unison 2019

Ultimas Noticias

Carrusel: Entonces, el apoyo federal ¿Será de dientes para fuera?

Carrusel: Entonces, el apoyo federal  ¿será de dientes para fuera?

Entonces, el apoyo federal
¿será de dientes para fuera?
El Presidente y la Gobernadora: sólo cumplidos
El pasado dos de marzo, cuando estuvo en Hermosillo, la gobernadora Claudia Pavlovich y el presidente López Obrador intercambiaron cumplidos.
Ella lo recibió con un “Aquí se le quiere y se le respeta”, pero aprovechando que prácticamente tuvo que arrebatar el micrófono –aguantando el “protocolo” de los abucheos- también le descargó su agenda:  
“Le encargo mucho lo de las tarifas eléctricas La gente deveras no pude pagar más; le encargo a las madres de familia que tienen que trabajar y no tienen donde dejar a sus hijos”, obviamente, esto último en referencia a las estancias infantiles.
López Obrador no se quedó atrás y dio “Muchas gracias a la ciudadana gobernadora de Sonora por acompañarnos y por su apoyo y por trabajar de manera coordinada con el gobierno federal”, porque ya se acabaron las campañas, “Ya dejemos los pleitos (…) La Cuarta Transformación también es la reconciliación”.
Entonces, entre otras cosas, anunció públicamente que se mantendrá el susidio a las tarifas eléctricas, el apoyo para guarderías -sólo que ahora entregándolo en efectivo a los padres- y a terminar obras inconclusas como la modernización de la carretera de cuatro carriles.
Pues sí, muy bonito el tete-a-tete, de no ser porque:
1.- El subsidio a las tarifas eléctricas que tiene años consiguiendo la gobernadora, no ha pasado del discurso. Por eso ella presiona para que quede firme (si se puede, por ley) como apoyo institucional y fijo, no eventual.
2.- La terminación de la cuatro carriles viene anunciándose desde Peña Nieto y hoy López Obrador dijo que si bien “ya parece canción”, quedaría lista “para abril o para mayo”, a lo cual habrá que concederle el beneficio de la duda, y
3.- Del discurso presidencial a los hechos y sin decir agua va, de pronto se esfumó el apoyo para los padres con hijos en guarderías. Ahora sí que ni pago a las estancias ni pago directo a los padres.
Ya lo había advertido la diputada y dirigente del Movimiento Ciudadano, María Dolores del Río: las nuevas formas de operación del programa “sólo toman en cuenta a municipios de alta marginación” asignando a los padres mil 600 pesos mensuales para el pago de estancias.
¿Creerán el Presidente y sus asesores que en Sonora quienes usan las guarderías son puros millonarios? ¿O que aquí no hay municipios de alta marginación?
Jorge Taddei: ¿no sabe o no le informan?
Jorge Taddei: ¿no sabe o no le informan?
Del Río fue más allá previendo incluso recurrir a tribunales, porque el presupuesto federal ya contemplaba una partida de 2 mil 100 millones de pesos para ese rubro. Ese tijerazo a mansalva, dice, viola lo establecido por ley y puede tumbarse por la vía del amparo.
Entonces salió al quite el Delegado de la Secretaría de Bienestar en Sonora, Jorge Taddei Bringas, asegurando que el programa de apoyo seguía firme, con la única variante de que no se pagará a guarderías, sino a los padres de los niños.
El tema quizá hubiera pasado como un malentendido entre Dolores del Río y Taddei, de no ser porque también la gobernadora Claudia Pavlovich confirmó luego que en el programa no entró ¡ningún municipio de Sonora!, por lo que tocaría puertas ante la Secretaría de Hacienda y la de Bienestar para ver por qué está dándose esa discriminación.
Con estos truenos, ¿dónde quedó el cacareado apoyo de la federación y el ofrecimiento de López Obrador de que “le va a ir muy bien a Sonora”? ¿O aquella afirmación del propio Taddei de que con la Gobernadora y su equipo viene dándose una relación “muy buena y respetuosa y un trabajo coordinado, sin problemas, de manera profesional”?
Será el sereno y don Jorge dirá misa, pero tampoco se olvida que apenas entrando, el gobierno de López Obrador le pegó una rasurada de 2 mil 700 millones de pesos a los apoyos federales que buscaba Sonora, con lo que dejó a medias obras tan necesarias como la presa Los Pilares, en Álamos, que no sólo servirá para controlar las avenidas del Rio Mayo y evitar inundaciones, sino para ampliar la superficie de siembra en el sur de Sonora.
Otro tijerazo similar al de las guarderías se vio también con los comedores comunitarios que operaban en localidades marginadas del sur del estado, porque fiel a su estilo de aplicar justicia relámpago, el presidente dictaminó que los 5 mil establecimientos de ese tipo en el país estaban “vinculados a corrupción y desvío de recursos”.
Y vuelta la burra al trigo: ¿no se salvaba ninguno de esos 5 mil comedores? ¿O pasó lo mismo que con las guarderías, cuando López Obrador admitió que el 70% de ellas sí operaban bien, pero que ni modo, a la hora de cancelarles el apoyo iban a pagar “justos por pecadores”?
Entonces y hablando específicamente de Sonora, ¿el apoyo federal será sólo de discurso y de dientes para fuera?
¿Será que Taddei dice una cosa pero de México no le están pasando la película completa, haciéndolo quedar –por decir lo menos- como desorientado o desconectado?
¿Dónde queda entonces su cacareado rango de “super delegado?
(A propósito: ¿ya le informarían que hace días tomó posesión como delegada de la SEDATU en Sonora la maestra Petra Santos Ortiz? Porque no se le vio en la ceremonia de toma de protesta. ¿O tampoco le avisaron?

No hay comentarios.